Sobre la Constancia y cómo ser constante

He creado esta web sobre la Constancia para que sea útil a los lectores. Encontrarás información sobre el tema, que creo te será útil.

Si crees que hay algún artículo, libro, etc. que interesará/ayudará a cualquier persona interesada en la constancia/cómo ser constante, por favor, compártelo aquí escribiendo un comentario al final de esta página.

Y otra pregunta:

¿Cuál es el mayor problema, tu mayor frustración respecto a no tener constancia?

Responde, por favor, haciendo un comentario al final de la página. Gracias.

**************************************

La constancia y la paciencia están íntimamente relacionadas y suelen ir de la mano en determinados proyectos vitales. ¿Cuántas veces habrá habido buenos comienzos que se quedaron sin buenos finales por falta de constancia y paciencia?

De la paciencia ya hemos hablado. Hoy nos acercaremos a la constancia y comenzaremos por su definición oficial (la de la RAE):

constancia

(Del lat. constantĭa)

1. f. Firmeza y perseverancia del ánimo en las resoluciones y en los propósitos.

La definición está clara. La pregunta clave sería: Si tenemos claro que queremos llegar a un objetivo (firmeza), ¿qué necesitamos para ser perseverantes y no abandonar a medias?

El remedio que nunca falla es la motivación. Aprender a generarla y mantenerla en el tiempo. Porque todos somos constantes cuando hacemos algo que nos llena o nos gusta mucho. Ejemplos: Practicar un hobby, ir al cine los fines de semana o escuchar nuestra música favorita. Sin embargo, hasta de lo bueno se cansa uno y por eso no está de más aprender a manejar ese impulso motivador.

Ahora bien, la constancia también se precisa en tareas que, por mucho que nos empeñemos, no nos gustan, ni nos gustarán ni, obviamente, conseguiremos generar las ganas de ponernos manos a la obra. Simplemente, hay que hacerlas por alguna buena razón.

Para esas tareas, ya que la motivación no nos ayudará a ser constantes, dejemos que lo haga la autodisciplina o fuerza de voluntad.

La fuerza de voluntad también se emplea para tareas que típicamente nos gustan pero que, por algún motivo, hoy no encontramos ganas para ellas.

Por lo tanto, para mantener la constancia en un objetivo y seguir a piñón fijo hasta la meta, ya sabes: (1º) Motivación y, cuando falle, (2º) Fuerza de voluntad.

De técnicas para generar una y otra ya hemos hablado un poco, pero falta tu opinión sobre qué se necesita para ser constante en un objetivo.

Fuente: Tus buenos momentos

 

Cómo ser constantes para conseguir objetivos | Centro Mujer

Muchas veces cuando comenzamos algún proyecto bien sea laboral o personal, lo hacemos con mucho ímpetu pero a medida que pasa el tiempo y al no recibir satisfacciones inmediatas o beneficios, perdemos el interés por ese nuevo proyecto, nos desmotivamos y dejamos de ser constantes dejándolo aparcado en algún rincón.

Para ello tenemos que aprender a ser constantes y perseverantes y buscar las alternativas para conseguir la satisfacción que nos ayude a conseguirlo. Para ello quería proporcionar unas pautas a seguir y llegar a la meta, aunque es cierto que se necesita de constancia.

Primeramente tienes que marcarte un objetivo ‘claro’ a medio plazo. Intenta ser realista y elabora una visión a medio plazo, un objetivo que estés convencida lo puedes conseguir en un periodo razonable de tiempo, y ve a por él sin titubeos.

Para ir hacia ese objetivo tienes que marcar o diseñar un plan, como cuando planeamos un viaje y marcamos la ruta. Una vez lo tengas, márcate los pasos a dar, en qué orden y todas las herramientas que necesitarás para ello.

Tienes que ser consciente de las dificultades que encontrarás en el camino, ahí es precisamente donde entra a formar parte la constancia, la gran prueba de fuego, la razón por la cual tiras la toalla o sigues. Si te paras a pensar, analizar y a tomar conciencia del problema que te imposibilita para conseguir tu objetivo, pasarás la gran prueba y podrás seguir, pero si te desmotivas y piensas que no lo vas a conseguir, adiós al proyecto.

No tengas una mente fracasada, ello no existe, todo está en nuestra actitud. Piensa por ejemplo en los niños cuando comienzan andar, se cae una y otra vez, aprenden a caminar a base de caídas. Si tu proyecto te lleva a callejones sin salida a direcciones que no son las deseadas, cambia de dirección. Así hasta dar con la ruta que te llevará al objetivo, en cada ruta o carreteras sin salida, te llevarás una experiencia.

Tiene que aprender a detectar cuales son las rutas que te contradicen que te desvían, aprende a detectarlos, analízalos y decide que hacer con ellos, pero no puedes tener contradicciones ni dudas. Además las mujeres siempre nos hemos guiado por nuestra intuición, escúchala.

No te obsesiones, tómatelo con calma, sigue disfrutando del presente y el ahora a la vez que disfrutas de todo lo que te ofrece el viaje que has emprendido. Si disfrutas sin obsesiones tendrás más claridad en las ideas.

Si descubres que tu camino no es el deseado, o no es lo que querías, no te importe reconocerlo y comenzar otro proyecto, sabiendo lo que no quieres, irás descubriendo qué es lo que realmente quieres. No olvides nunca que los grandes proyectos llegan después de muchos intentos y muchos caminos rodados.

Pero siempre terminan llegando si eres constante y no tiras la toalla, si eres una mujer con proyectos con una mente positiva y emprendedora, te darás cuenta que todo es aprendizaje.

Fuente: Centro Mujer

 

APRENDE A SER CONSTANTE : Coach De La Empresaria

La constancia en la acción, es uno de los elementos fundamentales para conseguir el éxito.

No sólo te permite conseguir tus objetivos, sino que además el esfuerzo sea pequeño.

Si haces un pequeño esfuerzo todos los días, tiene más eficacia, que un gran esfuerzo una sola vez.

Hay gente también que se queda paralizada por el miedo al fracaso, pero repito, el quedarte paralizada te garantiza ese fracaso que tanto temes.

Si entras en acción puede que las cosas no te salgan bien, pero en el peor de los casos saldrán mejor que quedándote paralizada.

Aprende en este artículo unas claves para crearte la inercia de la constancia en la acción, que es lo que te va a llevar sin remedio a tu éxito.

No te pongas un plan muy difícil de llevar

Todas tenemos muy claro que la constancia es la base de la consecución de cualquier objetivo, pero a pesar de eso, nos cuesta llevarla a cabo. Eso la mayor parte de las veces es porque establecemos planes para conseguirlo que no van con nosotras e incluso que nos es difícil llevar a cabo.

Más vale muy poco todos los días, que mucho esfuerzo tres días y luego se acabó.

Establece pues planes de acción realistas para ti e incluso que te supongan un placer llevar a cabo. Por supuesto intenta siempre hacer un poco más, pero no te exijas demasiado porque es preferible que hagas poco constantemente que hagas mucho durante unos días y después todo quede en nada.

Ser firme pero no inflexible

El ser firme en tus acciones, es muy importante a la hora de conseguir cualquiera de tus propósitos.

Tener claro lo que queremos hacer y hacerlo. Ocurre a veces que esa firmeza, la confundimos con inflexibilidad.

Si vemos que las cosas no dan el resultado esperado o bien nos desanimamos y desistimos, o bien con ese pensamiento de lo que se empieza se termina, seguimos insistiendo en algo que tal vez con sólo un pequeño ajuste puede cambiar el resultado final espectacularmente.

Ya sabes, como el timón de un barco, un pequeño ajuste al principio del viaje, cambia el rumbo de manera radical. Y cuanto más lejano es nuestro objetivo, ese pequeño movimiento de timón, produce un mayor cambio en el destino final.

Cuando un día cae nuestro plan, no desanimarnos y seguir

Ocurre a menudo que cuando llevamos un plan, y fallamos un día en nuestro plan o decaemos, lo echamos todo a rodar, ¿por qué?.

Vale has caído un día, no importa, levántate y continúa.

Esto pasa especialmente con las dietas para adelgazar, un día caemos y rompemos la dieta y ya echamos toda la dieta al traste. Pues la clave está en continuar a pesar de las caídas.

Sigue estas tres estrategias y ya verás como empieza a serte más fácil ser constante.

Fuente: Coach De La Empresaria.

kw: como ser constante 1

 

La constancia en el gimnasio

Hay algo que hemos observado en el gimnasio y es que hay épocas en las que se abarrota y otras en las que sólo vamos los fieles a los hierros. Hemos hablado con los dueños del gimnasio y nos dicen que no hay constancia en el gimnasio, comentan que mucha gente está apuntada todo el año pero sólo acuden dos ó tres meses en todo ese tiempo.

Rebuscando en internet sobre la estadística de constancia en el gimnasio leemos que la mitad de las personas que se apuntan al gimnasio lo abandonan antes de los seis meses, pero con mi experiencia he podido contemplar como la gran mayoría que se apuntan en ciertas épocas del año lo abandonan en un par de meses o bien sólo acuden al mismo temporadas concretas del año.

Si eres un habitual del gimnasio sabrás cuales son estas temporadas, habrás visto cómo hay ciertos meses en los que las máquinas del gimnasio tienen cola para realizar los ejercicios o que debes ir con mucho tiempo de antelación para coger bicicleta en la sala de spinning. Las tres épocas de las que hablamos son:

Septiembre-Octubre: al acabar el verano se vuelve al gimnasio en un intento por volver a la vida rutinaria después de las vacaciones.

Enero-febrero: según acaban las fecha navideñas (no antes de reyes) por los mismos motivos pero sobre todo por el típico lema “año nuevo, vida nueva”.

Mayo: este es el mes de los “preplaya”, en un mes o mes y medio empieza el verano y la gran mayoría quiere un milagro para quitarse de encima los famosos flotadores.

Todo el mundo llega al gimnasio con sus pretensiones a corto plazo, y lo hace sobre todo por estética, por salud o simplemente por romper el sedentarismo en el que se vive. Apuntarse es muy fácil pero más fácil es soñar y no intentar pensar a medio o largo plazo, y al de unos meses se abandona con la misma facilidad con que se empezó. Los motivos más usuales de abandono suelen ser:

  • No conseguir adaptarse a la rutina de acudir con frecuencia al gimnasio.
  • Pereza diaria de realizar los ejercicios.
  • Poca profesionalidad del monitor del gimnasio.
  • Falta de tiempo por motivos personales o laborales.
  • El aburrimiento o desgana de hacer algo que no gusta.

Los dos primeros meses son claves, ya que puede que los cambios sean muy buenos, bajando los kilos previstos y logrando una buena tonificación muscular, o por el contrario que sean muy malos, sin tener mejoras susceptibles. Parece que el segundo caso es la principal causa del abandono del gimnasio, pero lo es igual o incluso más el primer caso, ya que en los meses sucesivos los cambios no van a ser tan espectaculares y eso normalmente provoca desilusión y acaba con el mismo resultado.

Consejos generales para ser constante en el gimnasio

train

  • Lo verdaderamente importante a la hora de ir al gimnasio es tener motivación, ser constante y que te guste realizar ese deporte. Los dos primeros conceptos están claros pero el tercero es muy importante ya que cualquier actividad que se vaya a realizar debe ser agradable y no hacerlo forzosamente, porque al final se acabará abandonando. Así que lo ideal es practicar una disciplina que guste, bien sea fitness, spinning, cardio, running, body pump, GAP …
  • Plantearse unos objetivos a corto plazo está muy bien, pero es importante tener visión a medio y largo plazo con el fin de no quedarse anclado una vez acabado los objetivos iniciales. Plantearte retos personales más allá de unos simples kilos de grasa, como mejorar tus marcas en dominadas o press de banca, preparar una carrera popular o un maratón, o cualquier cosa que se te ocurra.
  • Algo muy importante es no buscar una excusa para faltar a uno de tus días semanales de gimnasio, ya que si lo haces una vez pronto lo harás una vez más y acabará siendo una costumbre. Fuérzate a ir los días marcados, si faltas un día intenta ir uno que no deberías. Ajusta tus horarios de entreno a tu vida y haz que acudir al gimnasio forme parte de tu rutina diaria de vida, no que sea una obligación.
  • Si el monitor del gimnasio no hace su trabajo o no es profesional o lo hace con desgana, siempre puedes cambiar de gimnasio, pero, si por diferentes motivos no puedes hacerlo, no te apures porque cualquiera de tus compañeros de gimnasio te echará un cable. Si algo he aprendido es que la gente más experimentada está siempre encantada de ayudar a los nuevos, ya que todos hemos sido alguna vez nuevos en el gimnasio. Pregunta y pide consejo sin miedo, te aseguro que nadie ser reirá de ti.

 

via Vitonica

 

Como estudiar: Planes para estudiar

Planes para estudiar

Eres un “anti-planes. Huyes de cualquier compromiso que te indique lo que tienes que hacer en cada momento.

Bueno, pues precisamente eso es una parte de tu problema. Para ser un buen estudiante debes cambiar tus hábitos, y controlar como desarrollas tu esfuerzo y constancia.

No pongas excusas. Te gusten o no te gusten, los planes deben ser para ti la “ley”. Tú la escribes y tú tienes que cumplirla diariamente.

Planes semanales y diarios para estudiar

Al principio los planes diarios serán imprescindibles. Recuerda que debes abandonar los viejos hábitos y formar otros distintos que sean compatibles con tus nuevos objetivos de estudio y aprendizaje. Recuerda que un hábito nuevo se forma con la repetición (recomiendo repasar el capítulo de hábitos).

Por tanto, deberás controlar tu esfuerzo y constancia cada día para que a fuerza de repetir los nuevos hábitos llegue un momento que el estudio y la concentración NO TE CUESTEN NINGÚN ESFUERZO.

Planes diarios

Coge una ficha y planifica el día desde que te levantas hasta que te acuestas. Recuerda que te has propuesto no perder tiempo, ¡ni un minuto del valioso tiempo de tu vida!.

Piensa por tanto cómo puedes aprovechar mejor cada segundo del día, tanto para estudiar como para descansar y recuperarte.

Diseña una Planificación diaria detallada, hora por hora, del tipo:

Lunes, 4 de octubre

7,30: Aseo, desayuno…

8,30: Transporte

9,00: Clases

17,00 Merienda

17,08 Estudio de Matemáticas

18,00:Trabajo lengua

19,00: Repaso verbos inglés

19,15: Paso a limpio apuntes

Consejos para hacer horarios y planes:

No te importe detallar actividades que debes realizar en cinco o diez minutos. Esto es, divide las horas si es necesario en fragmentos de tiempo más pequeños.

Sé exigente y procura ahorrar tiempo en los tiempos muertos (esperas de autobús, tareas, interrupciones ocasionales, llamadas de teléfono, etc.)

Piensa en cómo organizarte mejor para ahorrar tiempo y hacer las tareas de estudio cuando estás en mejor forma. Por ejemplo, ducharte, dejar las cosas preparadas por la noche cuando estás cansado y así aprovechar mejor el valioso tiempo de las mañanas, etc.

Dedica y dale prioridad a las horas que sean necesarias para el estudio y ponte controles cada media hora sobre tu rendimiento. Recuerda que debes estar el mejor sitio para estudiar.

Controlar y evaluar tu rendimiento en las horas de estudio

Es fundamental como hemos dicho controlar tu esfuerzo y constancia. No bajar la guardia. ¿Cómo controlar tu rendimiento durante las horas de estudio? Dependerá de la materia que estudies. Si son cosas que debes aprender más bien memorísticamente (reglas gramaticales, ciencias naturales, etc.) controla el número de páginas que repasas, memorizas o aprendes. Si son problemas de matemáticas asignale unos minutos a cada problema e intenta ajustarte a ese tiempo en las resoluciones.

Si cumples con los previsto anota en la ficha “OK”. Si no cumples anota “No”. Obviamente, tu objetivo debe ser sacar en todos tus controles “OK”. Si fallas debes analizar porqué.

No te desanimes si al principio no cubres tus objetivos. Sé paciente y constante. Al final te si te sigues esforzando con constancia te ocurrirá lo contrario: acabarás antes de lo que has planificado. Recuerda: no te rindas nunca.

Intenta cumplir a rajatabla el Plan. No hay nada más importante para ti que tu Plan. Debes evitarlo pero, si algún día no cumples con el horario de tu Plan, recúperalo al día siguiente.

Planes semanales

En nuestra sección de planes y horarios de estudio, recogíamos un cuadro que nos servía para planificar el tiempo de una semana entre diferentes actividades básicas (sueño, comidas, clases, estudio, diversión).

Nuestros consejos para planes semanales:

Dale prioridad a las horas de estudio que necesites para sacar holgadamente tu curso. No hagas un plan de mínimos. Si luchas por lo sobresalientes y te equivocas, sacarás un notable, o en el peor de los casos un aprobado. Pero si estudias para aprobar quizás te lleves una desagradable sorpresa la final del curso y coseches algún suspenso. No corras riesgos. Merece la pena ser un buen estudiante.

Respeta unas horas de sueño fijas (aconsejables ocho, nunca menos de siete). La pérdida de sueño continuada, llegará un momento que te reducirá tu capacidad para estudiar. Sigue un orden en las comidas. No hagas comidas copiosas antes de tu horas de estudio, te entrará sueño y perderás capacidad de esfuerzo y concentración.

Stop tentaciones. Sé muy severo a la hora de cortar con las actividades que te retienen y te hacer perder horas de tiempo: TV, ipod, Play Station, PSP, Messenger, Móvil… Cumple tu plan y dedícales un timpo muy limitado hasta que hayas fortalecido tus nuevos hábitos.

via Como estudiar: Planes para estudiar.

 

Como estudiar: No te rindas nunca

No te rindas nunca

Confucio: “Nuestra mayor gloria no es no fracasar nunca, sino volver a intentarlo cuando fracasamos”.

No rendirse nunca

No te rindas nunca. Si fracasas vuelve a intentarlo. La persistencia y la constancia son dos claves del éxito en el estudio. Debes mentalizarte para ello. Tienes que demostrarte a ti mismo que “tienes madera”. Si aplicas diariamente una dosis de persistencia y constancia triunfarás.

Estas claves de éxito han sido aplicadas por muchos antes que tú. Muchas personalidades tuvieron en común no rendirse ante la adversidad. ¿Acaso crees que aquellos que triunfan han caminado hacia el triunfo por un lecho de rosas?

  • El XXVI Presidente de los Estados Unidos Abraham Lincoln pasó a la historia como el que únificó a una gran nación y abolió la esclavitud. Pero antes de esto, de joven fue a la guerra como capitán y volvió soldado; seguidamente fracasó en su intento de ser un hombre de negocios; como políticó fracasó en su primer intento para formar parte del Congreso, fue derrotado también en su intento de ser senador dos veces y de ser vicepresidente en 1856. Nunca hubiera llegado a ser Presidente si en cualquiera de sus fracasos hubiera tirado la toalla.
  • Sigmund Freud fue abucheado cuando prensentó sus ideas a la comunidad científica europea ¿se rindió?. No; volvió a su oficina y siguió escribiendo…
  • Charles Darwin escuchó de su padre decirle que él “no servía nada más que para coger perros y ratas”. En su propia autobiografía Darwin llegó a decir: “Era considerado por mis profesores y por mi padre un chico ordinario, bastante por debajo de la media intelectual”. ¿Se rindió? No; claramente evolucionó hacia el éxito…
  • El gran inventor Thomas Edison fue advertido por sus profesores de que era “demasiado estúpido” para aprender cualquier cosa. Incluso lo despidieron de sus dos primeros empleos por “no ser productivo”. Como inventor hizo más mil intentos fallidos antes de hacer funcionar la bombilla eléctrica. Cuando un periodista le preguntó que cómo se había sentido al fracasar con anterioridad mil veces. Edison replicó, “Yo no he fracasado 1.000 veces. Fueron mil pasos hasta la invencción de la bombilla”.
  • Albert Einstein no habló hasta que tuvo cuatro años y no empezó a leer hasta los siete. Sus padres pensaron que tenía alguna incapacidad. Uno de sus profesores llegó a describirlo como “mentalmente lento, poco sociable y siempre perdido en sus tontos sueños”. La Zurich Polytechnic School rechazó su admisión. No se rindió y acabó sorprendiendo al mundo como una de las inteligencias más soberbias de la humanidad de todos los tiempos.
  • Louis Pasteur fue un mediocre alumno en sus estudios de pregraduado sólo alcanzó en química el 15º puesto de un total de 22 alumnos. ¿Se desanimó?. De haberlo hecho muchas vidas no se hubieran salvado y la Química habría perdido una de sus mejores mentes.
  • Michael Jordan fue separado del equipo de baloncesto de su universidad. M. Jordan comento en una ocasión: “Yo he fracasado una y otra vez en mi vida. Esa es la razón por la que he triunfado”.
  • Walt Disney fue despedido por un editor de periódicos por “su falta de imaginación y no tener nuenas ideas”. Antes de construir Disneyland quedó varias veces en bancarrota. De hecho, el Parque fue rechazado por la ciudad de Anaheim. No se rindió…
  • Sidney Poitier, en su primera prueba, el director del casting le soltó: “¿Por qué no paras de hacer perder el tiempo de la gente, vas fuera y te dedicas a ser lavaplatos o algo así? Años después Poitier confesó que fue en ese preciso momento en el que decidió dedicarse toda su vida a ser actor.
  • Charlie Chaplin fue inicialmente rechazado por Hollywood porque sus pantomimas fueron consideradas una “tontería”.
  • El joven Beethoven prefería interpretar sus propias composiciones que mejorar su técnica con el violín. Su profesor le llamó “un inutil como compositor”. Y seguro que recuerdas que Beethoven escribió cinco de sus grandes sinfonías cuando estaba completamente sordo.
  • Piccaso. Un galerista de arte rechazó dar refugio a Picasso cuando este le pidió si podía recoger sus pinturas desde fuera para protegerlas de la lluvia.
  • Van Gogh solamente vendió una pintura durante su vida a la hermana de uno de sus amigos por 400 francos (aproximadamente unos 30 €). Esto no fue ningún inconveniente para que Van Gogh no se rindiera y acabara de completar más de 800 obras.
  • Pablo Casals a los 95 años fue entrevistado por un joven periodista que le preguntó: “Mr. Casals, usted tiene 95 años y es el más grande violonchelista que jamás ha existido. ¿Por qué todavía practica más de 6 horas al día?” Pablo Casals le respondió: “Por que creo que estoy haciendo progresos”.
  • Steve Jobs, Presidente de Apple y unos de los mitos de las computadoras personales y de iMac, iPod, MacPro o el iPhone. Steve no llegó a acabar sus estudios universitarios. En el garaje de sus padres adoptivos partiendo él y su amigo Steve Wozniak llegaron a crear uno de los iconos mundiales de la computación: Apple. Cuando la empresa rozaba el mayor éxito fue “despedido”, pese haberla creado él. Empezó nuevamente con proyectos que demostraron su creatividad, tenacidad, capacidad hasta lograr de nuevo la presidencia de Apple veinte años después. Desde 1997 la dirige en una nueva etapa con proyectos de éxito mundial. En este tiempo ha vencido un cáncer de páncreas para el que le diagnosticaron sólo seis meses de vida.

Si lo deseas puedes leer (en inglés) más experiencias de estas en la Division of Education de la Emory University: But They Did Not Give Up (“Pero ellos no se rindieron“). Y ya sabes: no te rindas tú.

via Como estudiar: No te rindas nunca.

 

Como estudiar: Razones para ser un buen estudiante

Razones para ser un buen estudiante

101 razones para ser un buen estudiante

Sacadas de una tormenta de ideas entre buenos y malos estudiantes, expertos, padres de familia, libros… ¡Gracias a todos!

  1. Demostrarle a mi chica que aparte de gracioso y guapo soy más listo de lo que parezco.
  2. Callar a mi padre y dejar contenta a mi madre.
  3. Ganaré más pasta cuando sea mayor (dicen).
  4. Podré elegir en la universidad (cinco años estudiando) los estudios que más me gustan y no los que menos le gustan a los demás.
  5. Obtener una beca y otras ayudas para poder pagarme mis estudios por mi mismo.
  6. Dejar en evidencia a los profesores que no confiaron en mi (y agradecérselo a los que si lo hicieron).
  7. No tener que repetir curso. Es un mal rollo. Dejar a tus amigos, tu clase…
  8. Tener más tiempo libre durante los veranos (diversión, aprender inglés, hacer deporte…).
  9. Trabajar en el futuro en los puestos más interesantes. Conocer a gente interesante cuando sea mayor. Generalmente la gente más interesante está bien formada y en puestos muy cualificados.
  10. No estar preocupado por los suspensos.
  11. Ir más tranquilo a los exámenes.
  12. Mejorar mis relaciones con mis profesores en general, mi tutor /tutora, etc.
  13. Tener más tiempo para mi hobby favorito (PSP, Play Station, juegos de ordenador, iPop, salir con mis amigos, escuchar música, etc.).
  14. Hacer feliz a mi abuela y ahorrarle su sermón semanal.
  15. Conseguir que mi padre se vuelva loco de alegría y me compre una moto.
  16. Saber más.
  17. Triunfar en la vida. El que estudia y saca buenas notas tiene más oportunidades de todo tipo (sueldos, puestos de trabajo interesantes, viajes, buenos hoteles…). El que sabe más tiene más recursos de hacer frente a situaciones difíciles, superarlas y triunfar.
  18. Que mis enemigos/enemigas se mueran de envidia.
  19. Cuando sea mayor poder comprarme un deportivo, una mansión y una moto de alta cilindrada.
  20. Conseguir que las clases no sean un martirio y un rollo; empezar a ver las clases más divertidas y con otra mentalidad.
  21. Seguir los pasos de gente interesante e importante que han sabido superar sus problemas y adversidades y no se han rendido, han luchado hasta lograr objetivos y metas muy ambiciosos.
  22. Mejorar y potenciar mi inteligencia. Estudiar es como un entrenamiento para el cerebro.
  23. Poder ayudar a los demás, especialmente a Laura, a la que no le entran las matemáticas.
  24. Poder ayudar a los demás ejerciendo una profesión (médico, enfermero, ingeniero, arquitecto, etc.).
  25. Ayudar a solucionar grandes problemas de la humanidad: el hambre, la pobreza, el cambio climático.
  26. Ser una persona importante en la vida.
  27. Impresionar a mi vecina, por más que le digo tonterías no me hace caso. Esta forrada y dice que le gustan los tios inteligentes.
  28. Poder irme de vacaciones a sitios de ensueño y sin tener que estudiar, relajada y a divertirme a tope.
  29. Divertirme mejor incluso en casa. Si he sacado buenas notas me divierto mejor, incluso cuando simplemente veo la TV, sin problemas de conciencia, sin malas caras, etc…
  30. Ser de mayor como el médico de House.
  31. Que mi padre me compre un capricho que no nos podemos permitir o de los que se suele negar en redondo (un perro, un caballo, una mascota).
  32. No tener que quedarme en el paro o con problemas económicos cuando sea mayor.
  33. Que mis padres tengan confianza en mi.
  34. Que me dejen salir por las noches hasta la hora que yo quiera.
  35. Que me incrementen la paga mensual para poder hacer cosas interesantes con mis amigos.
  36. Que mis amigos confien en mi para cosas importantes de verdad.
  37. Ser más feliz, disfrutar mejor de cada momento. Aprobar es liberarte para poder hacer otras cosas mucho más tranquilo.
  38. No parecer tonto a los ojos de los demás.
  39. Ganarme el respeto de mis profesores y del Director de mi Colegio o Instituto.
  40. Que me dejen ir un año a los Estados Unidos o a Canadá.
  41. Poder tener conversaciones inteligentes con mis amigos, mis padres, mis hermanos, con nuevos conocidos que me puedan enseñar cosas nuevas y realmente interesantes.
  42. Sacarme el carnet de conducir y que mi padre me compre el coche al llegar a los 18 años.
  43. Conocer y salir con las tias/tios más buenas/buenos en la universidad.
  44. Saber controlar y aprovechar el tiempo de forma equilibrada: tiempo para estudiar, disfrutar, divertirme…
  45. Compartir una alegría enorme con mi familia cada vez que me dan las notas y sentirme como un rey. No sufrir trayendo a casa suspensos y todo lo que se avecina después: castigos, reproches, descalificaciones…
  46. Que mi tia Enriqueta deje de decirle a mi padre que mi primo Luisito es un crack, mientras me mira un tanto despectivamente.
  47. Ganar una apuesta que he hecho con mi chica. Me ha prometido que si…
  48. Poner en mi fotolog los cinco sobresalientes que saqué en pasado mes de junio y chinchar a la macarra de Marta que me dijo que era la más tonta y pija de mi clase.
  49. Hacer un blog como este contando las cosas interesantes que aprendo y haciendo amigos de todo el mundo.
  50. Ayudarle a mi padre en su oficina durante los veranos. Se lo merece. Está currando en solitario y tomando digustos todo el año.
  51. Sacar pecho y respirar hondamente. Parece una tontería, pero es una cosa que se hace mucho mejor si apruebas y te puedes ir tranquilamente todo un verano de vacaciones.
  52. No tener que llevarte los deberes al tiempo libre de breik (recreo) del colegio.
  53. Guardar los libros en junio cuando finaliza el curso. Es un gustazo.
  54. Reírte de los seriales de TV en los que aparecen estudiantes cuyos papeles los han escrito guionistas que fueron pésimos estudiantes.
  55. Poder decirle a mi padre: no te preocupes por mi, además creo que pronto podré ayudar yo también a mis hermanos y al resto de la familia.
  56. Poner mis magníficos apuntes de matemáticas, lengua, etc en estudiantes.info y observar cómo gracias a mi más de uno puede salvar un exámen o hacerse una chuleta de urgencia.
  57. Ahorrar dinero a mi familia en profesores particulares, academias de refuerzo, clases de verano, etc. etc.
  58. Poner la música de mi habitación a millones de decibelios para que mis vecinos se enteren de que he aprobado todo el curso.
  59. Mejorar mi persona en muchos aspectos.
  60. Mejorar mis capacidades de trabajo (leer más rápido, memorizar mejor, responder mejor en los exámenes…)
  61. Opinar con propiedad en las conversaciones de mayores. Estudiar a fondo ciertos temas te proporciona conocimientos que muchos mayores no saben o no recuerdan.
  62. Leer el periódico cada día y enterarte de verdad de las cosas que pasan, sin que te tomen el pelo.
  63. Tener la seguridad en ti mismo. Saber que puedes hacerlo con tu propio esfuerzo y haces tu trabajo bien.
  64. Vivir la vida intensamente. Estudiar con intensidad y divertirse sin preocupaciones también intensamente.
  65. Dormir cada noche tranquilo, sabiendo que has cumplido con tu deber y sin remordimientos ni reproches familiares.
  66. Saber que con tu fuerza de voluntad alcanzas metas que muchos de tus compañeros se empeñan en que no pueden lograr.
  67. Poder ser admitido en las mejores universidades no sólo de tu país, sino del mundo entero.
  68. Que mi profesor de matemáticas me pregunte una cosa en clase con cara de admiración :) .
  69. Tener la mente bien ocupada y evitar algunas tentaciones que no te llevan a ningún sitio en determinados momentos…
  70. Reír y vivir con alegria. Se rie mucho mejor, con muchas más ganas, sin que tu familia te esté riñiendo permanentemente. La risa es muy sana. Las personas que rien viven muchos más años.
  71. Que mis hermanos menores tengan un buen referente en mi y no “el de un bala perdida” que ni se esfuerza y nunca hace nada bien.
  72. Trabajar en Google. Buscan buenos estudiantes y titulados. Google es una pasada. Toda la comida es gratis, tienen masajista en la empresa, etc. etc. Es la mejor empresa del mundo. Todo el mundo quiere trabajar en Google.
  73. Aprender inglés y ligar durante los veranos en Estados Unidos, Inglaterra o Irlanda. Si no hay dinero para ir a esos sitios, ligar con las extranjeras en las playas locales más cercanas.
  74. Descubrir que estudiar es más divertido que la vagancia, aunque la pereza que te da al principio cuando quieres esforzarte es enooorrrme.
  75. Aprender métodos de estudio (técnicas de estudio) que te permiten estudiar mucho menos tiempo que la gente que saca malas notas y dicen que no pegan ni golpe. Encima sacando muy buenas notas, lo que te dará fama de inteligente y no de empollón.
  76. Conseguir que mi madre me deje que: a) me vista como quiera; b) Me ponga los piercings que quiera; c) las mechas que yo quiera; y d) los tatuajes que yo quiera.
  77. Impresionar a la friki de mi prima que es una empollona, está buenísima y pasa de mi.
  78. Conseguir que me respeten los chicos. Aparte de sacar mejores notas que todos ellos, puedo demostrales que razono mejor y mi inteligencia llega muchas yardas más lejos que las de sus pequeños cerebros obsesionados con mis piernas.
  79. Ser responsable y evitar malos caminos y tentaciones fáciles que te destruyen (drogas, alchohol…).
  80. Cuando apruebo y mejoro mi autoestima tengo menos granos, engordo menos y mi físico mejora. Está comprobado que el estrés y las preocupaciones perjudican el físico de una persona.
  81. Intentar conocer tus limites. Es bueno saber que puedes llegar muy lejos; incluso cuando piensas que has llegado a tu límite, todavía puedes caminar más…
  82. Es mejor acostumbrarte desde joven al triunfo que al fracaso. Lo fracasados cuando van haciéndose mayores se convierten en personas tristes, infelices, pesimistas… que arruinan sus vidas y las de la gente que le rodean.
  83. Empezar a ganar dinero pronto, independizarte de tu familia y poder vivir con tu pareja pagando tus gastos (coche, piso, comida…) de tu bolsillo.
  84. Evitar la depresión y el mal ambiente que me rodea. Mi familia, mi casa, mi colegio y mi barrio no es lo mejor que a uno le puede tocar. Estudiar me da esperanzas de mejorar el mundo que me rodea.
  85. Si estudio mi madre no me llama para las tareas domésticas (sacar al perro, poner la mesa, meter los platos sucios en el lavajillas, lavar el coche, subir las bolsas de la compra…) y me mantiene el “sueldo” mensual.
  86. Cuando voy al gimnasio y me encuentro con gente de mi clase ya no soy sólo el musculitos, sino que dejo impresionadas a las pivas por partida doble.
  87. No parecer un mañaco y madurar más. Mi hermano mayor dice que en la universidad sólo llegan los que estudian. Los mayores estudian mucho más por algo será.
  88. Sembrar semillas en tu cabeza que mañana serán árboles frondosos, grandes y con frutos.
  89. Para los creyentes y religiosos, recuerda que: “una hora de estudio es una hora de oración”.
  90. Se lo debes a tu mejor amigo o amiga. Ha confiado en ti, te ha ayudado en los exámenes, jugándosela por ti, te ha cubierto las espaldas frente al profesor decenas de veces, ha hecho tus trabajos… Es hora que dejes de ser un vacilón y empieces a ser un buen estudiante. Dentro de unos años serás un desastre y tu mejor amigo ya no te podrá ayudar.
  91. No dejar los estudios. Si repites una y otra vez, tendrás que cambiar de Colegio, te desanimarás, se te hará el camino cada vez más difícil, y si llegas flojo y ranqueante a la Universidad, dejarás los estudios tras muchos años de esfuerzo y sin terminarlos. Mal comienzo de tu mayoría de edad, y por tanto, de tu vida.
  92. Vivir mejor la vida. La vida es muy larga. Si trabajas, pongamos que desde los 22 a los 65 años, habrás dedicado a una determinada profesión 8 horas diarias durante 43 años. Es muy duro trabajar tantos años en puestos aburridos, mal pagados y a la órdenes de jefes que pueden ser déspotas. Hay que reaccionar ahora que todavía se está a tiempo.
  93. Ser positivo. Si eres buen estudiante dejarás de ser tan negativo. Evitarás criticar a tanta gente y meterte con los demás. Te concentrarás en mejorarte a ti mismo y dejarás en paz a los demás. Olvidarás pensamientos negativos. Créeme, te conviene.
  94. Tus padres serán más receptivos para todo lo que pidas. Estarán abiertos a cuando quieras “darte un homenaje” por que pensarán que “el chico se lo merece”. Te trae cuenta, por muy bien que se porten tus padres si eres un mal estudiante, todavía se portarán infinitamente mejor si eres uno de los buenos.
  95. Porque con constancia, un poco de esfuerzo y técnicas de estudio darás un vuelco a tus resultados. Puedes ser un buen estudiante si realmente te lo propones. No es tan duro, ni tan imposible como te podría parecer.
  96. Los que te suelen aconsejar que seas un buen estudiante son las personas que más saben y más te quieren, por algo será.
  97. Ya sabes lo que se consigue siendo un mal estudiante. Por probar a ser un buen estudiante no vas a perder nada y puedes ganar mucho.
  98. La humanidad lleva millones de años progresando y avanzando. Únete a la fuerza del progreso y contribuye positivamente al avance de nuestra sociedad, nuestro país, ciudad… No seas un mero espectador de la historia.
  99. No seas cómplice de aquellos que malgastan sus energías, su ingenio, su fuerza, su imaginación, su simpatía, su capacidad de gustar a los demás. Hay que situarse entre las personas que lideran el mundo.
  100. Me conviene, puedo y quiero. Es tonto hacerme tanto de rogar.
  101. Por qué tras 100 razones, de verdad, créeme, quedan pocas razones para seguir siendo un mal estudiante.

Tus razones para ser un buen estudiante

Seguro que algunas de estas razones también son las tuyas. Te sugerimos que imprimas la página y que marques con una cruz aquellas que sean también para ti las razones más convincentes para ser un buen estudiante. Añade otras que no estén aquí y también sean importantes para ti. También puedes dejárnoslas en tus comentarios a este post. Gracias.

via Como estudiar: Razones para ser un buen estudiante.

 

Como estudiar: Constancia y esfuerzo

Constancia y esfuerzo

Déjame que te presente a dos nuevos amigos: constancia y esfuerzo. Son primos hermanos. Al principio no te caerán nada simpáticos. Si les das una oportunidad, conforme los vayas conociéndo mejor, se convertirán en tus mejores aliados y amigos. Te sentirás cómodo, respaldado, seguro de ti mismo y dispuesto a realizar cualquier hazaña que se te ponga por delante y que te apetezca conquistar: estudio, deporte, trabajo…

Desarrollar constancia y capacidad de esfuerzo

Son como un músculo que la práctica y ejercicio continuado los fortalece. Piensa en todos los deportistas de étite que tiene España. Ninguno de ellos habría llegado donde está sin constancia y esfuerzo. Rafa Nadal, Pau Gasol, Messi, Pedrosa, Raúl…

Las personas que triunfan generalmente han aprendido a desarrollar una gran capacidad de esfuerzo y la constancia a la hora de llevarlo a cabo. Algunos de ellos partiendo de condiciones muy adversas, como el caso de Messi (afectado de joven por enfermedades y condiciones muy defavorables para destacar en un deporte como el fútbol).

El esfuerzo

Desengáñate. Nada importante te llegará sin esfuerzo. Millones de personas juegan todos los días a la loteria y otros juegos de azar y mueren sin haber tenido “suerte”. Gánate tu suerte, llame o no llame a tu puerta. Reivindícala por derecho propio.

Desarrollar una gran capacidad de esfuerzo es lo que te permitirá continuar a pleno rendimiento mientras que otros tirán la toalla. Podrás plantearte metas y retos que otros sólo se permitirán soñar, renunciando a aspirar por considerarlos inaccesibles.

Desarrollar tu capacidad de esfuerzo en el estudio exige progresividad y constancia. Si quieres desarrollar un músculo para hacer flexiones, sabes bien que de nada te sirve esforzarte mucho un día o dos.. Hay que empezar por pocas y cada día hace una o dos más.. muchos días. Eso es lo que tendrás que hacer para desarrollar tu capacidad de esfuerzo en el estudio. Empieza por poco porque al principio te costará mucho trabajo concentrarte. Cada día añade un poco de tiempo más, hasta alcanzar el tiempo que necesitas para preparar bien tus asignaturas. Al final, lo harás como si nada… “sin esfuerzo”. Lo que a otros les costará una barbaridad, tu lo harás muy fácilmente.

Habrás conseguido una cosa muy importante. Tu mente te dirá ante cualquier reto: sí, puedo.

La constancia

Imáginate que la vida es una gran maratón. Al principio algunos saldrán muy deprisa y te dejarán atrás. Tu saldrás relativamente despacio, a un paso y ritmo constante… Al pasar unos pocos kilómetros empezarás a sobrepasar a los “fanfarrones”. Ellos sudando y agotados, sin poder seguir tu ritmo. Tú al mismo ritmo y paso que cuando empezaste la carrera, fresco, dispuesto a llegar al final.

Imáginate lo que hace una semilla de una sequoia. Todos los días crece un poco. Al principio le cuesta muchísimo trabajo. Un brote muy tierno debe romper la propia semilla, abrirse paso en la dura tierra, llegar a la superficie… Todos los días crece algo, casi imperceptible… Pero todos los días… Al cabo de años la semilla se ha convertido en un árbol gigante de 112 metros de altura y una docena de metros de diámetro.

La constancia en el estudio es fundamental. No dejes de estudiar. Tómalo con un entrenamiento. Ejercita tu cuerpo y mente cada día. No dejes largos períodos de tiempo sin hacer nada: estarás entrenando tu cuerpo en la vagancia -la gran enemiga del esfuerzo-. Si quieres realmente llegar a ser un campeón en el estudio, entrénate aunque sea una o dos horas sábados, domingo, vacaciones, etc. El día tiene 24 horas; sólo dos horas de estudio al día no te impedirán divertirte, pasarlo bien y hacer un montonazo de cosas que te gustan.

Cómo controlar tu esfuerzo y constancia

Tienes que hacer, al igual que los deportitas, un plan de entrenamiento. Y deberás llevarlo a cabo a rajatabla. En el cumplimiento de tu plan debes ser inflexible. Deberás controlar que cumples cada hora, cada minuto y que lo haces rindiendo bien, sin autoengañarte.

Para controlar tu esfuerzo y constancia debes hacer planes para estudiar diarios y semanales. Planifica tu entrenamiento día a día. No improvises. La mente humana pierde mucha energía si cada día se sume en la incertidumbre de tener que decidir. Acuéstate cada noche sabiendo lo que vas a hacer mañana. Durante el sueño tu cerebro se prepara. Te levantarás mentalizado y dispuesto a cumplir el Plan.

Y por supuesto, aunque no logres al principio tus metas incluso tengas “mala suerte”, NO TE RINDAS NUNCA. Recuerda que tu mente ya conoce cómo fracasar. Ahora debes enseñarla a cómo triunfar con un gran músculo de esfuerzo y constancia.

via Como estudiar: Constancia y esfuerzo.

Estás en: Constancia > Sobre la Constancia y cómo ser constante


¿Buscas un coach, un psicólogo o varios psicólogos en Barcelona?  Visita Coach Barcelona, Psicólogo Barcelona o Psicólogos Barcelona
¿Te interesa la PNL? ¿Ser constante, tener paciencia? ¿Ver si tienes daltonismo o superar un  test de daltonismo?


Uno de nuestros patrocinadores es una gran compañía de telecomunicaciones (Movistar, Orange, Vodafone)... próximamente tendremos a nuestra disposición artículos estilo ipad, iphone, ipod, smartphones en general, así como adsl gratis durante un año e incluso viajes. Estamos negociando acuerdos para poder regalar (previo sorteo) estos productos a los simpatizantes, suscritos a newsletter, seguidores de Twitter y Facebook, etc.

4 comments

  1. Laura Estefanía says:

    Hola,
    mi gran frustración es que llevo toda mi vida intentando aprender inglés y no lo consigo. Siempre empiezo pero acabo dejándolo. Son ya 14 años de intentos fallidos. Si me puedes ayudar…

  2. Carlos says:

    A mí me pasa con el gimnasio, me apunto y dejo de ir porque es muy muy aburrido……..

  3. Amador says:

    Soy un inconstante

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

¿Buscas un coach, un psicólogo o varios psicólogos en Barcelona?  Visita Coach Barcelona, Psicólogo Barcelona o Psicólogos Barcelona
¿Te interesa la PNL? ¿Ser constante, tener paciencia? ¿Ver si tienes daltonismo o superar un  test de daltonismo?